Tiempo de descanso para tener un buen rendimiento deportivo

la hora de practicar cualquier deporte, descansar lo suficiente y hacerlo de la manera adecuada es tan importante como la propia actividad física. Evitar lesiones, mejorar el rendimiento y simplemente sentirnos bien depende en gran medida de una buena recuperación y de descansar después de hacer ejercicio. ¿Quieres saber por qué? ¡Sigue leyendo!

¿Entrenar todos los días o descansar?

Médicos, entrenadores o fisioterapeutas… Todos coinciden en la importancia del descanso tras el ejercicio. Es un error común pensar que hacer deporte a diario, al máximo de nuestras capacidades, es la mejor opción para obtener resultados rápidos y alcanzar la meta que nos hemos propuesto.

El cuerpo necesita un periodo de recuperación después del esfuerzo. Si no lo respetamos, todos los beneficios que aporta el deporte dejan de estar presentes y el entrenamiento pierde su principal objetivo: mejorar la salud y el bienestar.

Da igual que practiques un deporte aeróbico como el ciclismo, la natación o el running, o que trabajes fuerza en el gimnasio. En cualquier caso, el descanso después de entrenar es básico porque:

  • Necesitas reponer la energía consumida, especialmente “recargar” los depósitos de glucógeno esenciales en el trabajo de musculación.
  • Después de un entrenamiento intenso, las fibras musculares se deterioran y sufren micro roturas. Solo el descanso y una buena dosis de proteína logran la reparación de esos tejidos, favoreciendo su crecimiento. No hay que olvidar que los músculos “crecen” no cuando estamos entrenando, sino cuando están en estado de reposo tras el esfuerzo.
  • El suficiente descanso tras el deporte es la mejor manera de prevenir la sobrecarga, el agotamiento y las lesiones. Calambres, fatiga, contracturas, debilidad… pueden esconder un tiempo insuficiente de recuperación.
  • El cansancio después del entrenamiento implica un menor rendimiento. Está comprobado. Entrenar los siete días de la semana lleva al estancamiento. Sin el imprescindible descanso después de entrenar no es posible mejorar el rendimiento ni superar las propias marcas. El cuerpo se habitúa al esfuerzo y el agotamiento, físico y mental, no tarda en aparecer.

¿Cómo descansar después de entrenar?

La opinión de todos los expertos implicados en el mundo del entrenamiento deportivo es unánime. Obtener los beneficios que puede proporcionar la práctica habitual de una actividad física depende de: la propia actividad, el adecuado descanso y la dieta correcta. Si entrenas duro, las bases de un descanso reparador que contribuya a tu salud y te ayude a mejorar deben ser:

  1. El descanso tras el deporte comienza una vez que “paras”, es decir, la forma de finalizar la actividad es la primera fase de esa recuperación. Nunca finalices un entreno de forma brusca. La actividad debe ir disminuyendo en intensidad de manera progresiva. Reducir el ritmo de carrera, hacer estiramientos adecuados antes de dar por finalizado tu entrenamiento en el gym, recurrir a masajes que ayuden a reducir la tensión… son gestos que ayudan a que el periodo de recuperación comience de la manera más eficaz.
  2. Repón energía, líquidos y electrolitos. Mientras tus músculos se van relajando, debes iniciar el descanso aportándole a tu organismo todo aquello que ha perdido durante el esfuerzo. Proteína e hidratos de carbono, agua y minerales como el magnesio o el cinc que contribuyan al imprescindible balance hídrico.
  3. Días de descanso. Depende del tipo de actividad pero, en general, no debes entrenar un mismo grupo muscular días seguidos. Ten en cuenta que, según el grupo del que se trate, necesitarás entre 48 y 72 horas para que vuelva a estar en perfecto estado y poder exigirle un nuevo esfuerzo. Lo mismo ocurre con el entrenamiento aeróbico. Si quieres mejorar tu rendimiento, alterna los días en los que practicas la actividad, dando tiempo a tu cuerpo a recuperarse. Si estás agotada, de poco vale el ejercicio. En Calcuworld podrás conocer cuántos días de descanso se recomiendan tras la práctica de algún ejercicio y así evitar lesiones.
  4. Duerme lo suficiente. Como su propio nombre indica, un sueño reparador, de al menos 8 horas, es esencial para una práctica deportiva saludable que respete el necesario descanso. Dormir bien es fundamental.
  5. Desconecta. El descanso psicológico también es importante. Practicar deportes días alternos te ayudará a reducir el estrés y a evitar obsesiones con los objetivos marcados.

Fuente: Guia Fitness

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!