Hábitos alimenticios perjudiciales para la salud

Los malos hábitos alimenticios no solo afectan a  nuestra salud, sino también nuestro aspecto físico y estado de ánimo.  Como lo reveló un estudio publicado a través de la revista Nutrients, un consumo elevado de azúcares y grasa puede elevar el riesgo de distintas enfermedades agrupadas en el síndrome metabólico.

Es muy importante saber escoger qué tipo de alimentos incorporamos a nuestra dieta, y a su vez, que alimentos desechamos. ¿Tienes malos hábitos alimenticios? A continuación mencionamos algunos para que empieces a evitarlos.

Malos hábitos alimenticios que debes evitar

Los malos hábitos alimenticios afectan tanto a los adultos como a los niños. De hecho, una investigación divulgada a través de Pediatric Endocrinology Diabetes and Metabolism concluyó que los malos hábitos de alimentación son la causa principal de obesidad infantil.

Por lo anterior, es primordial empezar a mejorar la alimentación, evitando aquellos productos o preparaciones que pueden ser perjudiciales. Asimismo, es fundamental visitar al nutricionista para determinar la dieta más apropiada de acuerdo a nuestras necesidades. 

Alimentos ultraprocesados y congelados

El alto consumo de alimentos ultraprocesados y congelados es un factor de riesgo de trastornos como la obesidad. De hecho, como lo señala un estudio publicado en Current Obesity Reports, también podría estar asociado con la prevalencia del síndrome metabólico, los aumentos en el colesterol total y LDL y el riesgo de hipertensión.

Aunque los investigadores siguen sugiriendo más estudios al respecto, tras estos hallazgos la recomendación es evitar al máximo este tipo de comidas. En su lugar, se recomiendan alimentos frescos como frutas, vegetales y cereales integrales. 

Exceso de almidón

El almidón es un carbohidrato complejo que esta presente en alimentos vegetales. Según datos del Servicio Nacional de Salud (NHS), Reino Unido, el almidón es necesario porque es una fuente principal de energía y, además, los alimentos que lo contienen disponen de otros nutrientes como fibra, calcio, hierro y vitaminas B.

Sin embargo, un consumo excesivo de almidón clasifica como uno de los malos hábitos alimenticios, sobre todo si proviene de alimentos como pan, bollería, pizzas o cereales del desayuno. ¿Por qué razón? Estos almidones refinados se vinculan a un mayor riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y aumento de peso.

Dieta poco variada

Una reciente publicación en SA Health recuerda que una mala nutrición puede conducir a problemas como sobrepeso, obesidad, colesterol alto, enfermedades cardíacas y trastornos de la alimentación. En este sentido, hay que saber que una dieta poco variada dificulta la nutrición.

Por lo tanto, es primordial mantener una alimentación que incluya todos los grupos de nutrientes, en las proporciones adecuadas. Para establecer esto último se debe consultar al nutricionista. Las necesidades pueden variar de acuerdo a la edad, peso, estado de salud, entre otros factores.

Abusar del azúcar

Si bien es un tema que genera controversia, tal y como lo señala una publicación en la revista médica Critical Reviews in Clinical Laboratory Sciencesel consumo excesivo de azúcar está vinculado a un mayor riesgo de enfermedades crónicas. 

En detalle, como lo recopila este medio, hay estudios que concluyen que puede causar sobrepeso y obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, dislipidemia, disminución de la sensibilidad a la insulina e hígado graso. Lo más preocupante es que sigue siendo un ingrediente común en la dieta.

Por eso, además de evitar el azúcar agregado, es esencial revisar las etiquetas de los productos y evitar aquellos que la contienen en grandes cantidades. 

En resumen…

Es común tener malos hábitos alimentarios que inciden de forma negativa sobre la salud física y mental. Algunos provienen de las malas costumbres dietarias, mientras que otros son productos de falsas creencias en torno a la alimentación sana.

Es muy importante evitar esta forma de alimentación, pues a mediano y largo plazo puede causar consecuencias directas en la salud. Por ejemplo, como lo señala un estudio publicado en Healthcare, una mala alimentación puede elevar el riesgo de enfermedad cardiovascular. ¡Tenlo en cuenta!

LEER ARTÍCULOS RELACIONADOS

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!