Cómo tener más energía

¿Te enfrentas con frecuencia a jornadas desafiantes sin la suficiente energía para llevarlas a término? Algunas personas, no se sabe bien cómo, parecen tener siempre el motor a toda revolución, no paran, están siempre en movimiento, parecen incansables, tanto que producen envidia, cuando no dolor de cabeza. La mayor parte de los seres humanos, sin embargo, tienen una reserva de fuerzas limitada y necesitamos seguir algunos buenos hábitos, que tener siempre en mente para seguir adelante cada día.

Te ofrecemos algunos consejos para alcanzar la carga de energía necesaria para cada día.

1. Tomar siempre un desayuno completo. Los alimentos que tomamos en el desayuno se asimilan después de un largo ayuno nocturno, por lo que hay que pensar en comer bien. El cuerpo necesita calorías, para ponerse en movimiento y el desayuno es la primera fuente de energía del día. Intenta ingerir tanto carbohidratos como proteínas y fibras para tener todos los nutrientes necesarios. Yogur desnatado, tostadas y frutas del bosque es una buena propuesta.

2. Dormir lo justo. Es durante el sueño cuando el cuerpo humano hace acopio de energía física y mental. Dormir poco no es bueno, no hace falta decirlo, si nos levantamos con sueño corremos el riego de pasarnos todo el día en modo ‘zombi’. Pero pasarse durmiendo tampoco es bueno, puede resentirse el sistema circulatorio al pasar tanto tiempo inmóvil, y la agilidad mental. Lo correcto suele ser no menos de 7 pero no más de 9.

3. Hacer ejercicio (aunque estemos cansados). Habrás notado que las personas deportistas tienen siempre más energía que el resto. Esto es porque el ejercicio mejora la fuerza y la resistencia del cuerpo. ¿Tienen suerte? Tú puedes tenerla también, basta con que te levantes de la silla y comiences a moverte y a hacer deporte. No notarás los beneficios de un día para otro, pero a la larga, verás cómo te sientes más fuerte y mejora tu resistencia al cansancio.

4. Beber mucho. Entre las causas posibles del cansancio puede estar una hidratación insuficiente. Una escasa reserva de agua produce en el organismo debilidad y falta de agilidad a la mente. Acuérdate de beber agua durante todo el día, especialmente en las horas de mayor calor.

5. Cuida tu alimentación. Una alimentación incorrecta es también fuente de cansancio. Evita los fritos, los dulces, las bebidas gaseosas, el alcohol y, en general, la comida basura. Para tener una ‘marcha’ más, cuida de seguir una dieta equilibrada con fruta y verdura, carne magra, frutos secos, pescado y harina integral.

Fuente: Heraldo

¡Muchas Gracias Por Votar!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido está protegido !!