Claves para lograr un vientre plano

No existen los productos milagrosos con los que conseguir un vientre plano. La única manera de obtenerlo es cambiando nuestros hábitos de vida y hacerlos más saludables. La determinación y la fuerza de voluntad son aspectos claves para seguir unas pautas alimenticias y deportivas enfocadas en conseguir un vientre plano.

Una dieta sana y equilibrada adecuada a nuestro organismo y la práctica deportiva regular son los «secretos» para disfrutar de un vientre plano. Descubre cómo conseguir un vientre plano gracias a los trucos de nutrición y deporte que te mostramos.

Una dieta sana y equilibrada

Para que una dieta sea sana y equilibrada, debe incluir todos los nutrientes necesarios en cantidades suficientes. De esta manera, podemos cubrir todas las necesidades nutricionales y evitar las deficiencias. Por tanto, habría que incluir en esta dieta alimentos de diferentes grupos, tales como cereales, frutas, hortalizas, aceites, lácteos, carnes y pescados.

Es recomendable cocinar verduras como la cebolla, el ajo o el brócoli. De comerlos crudos, la ingestión no será la más adecuada. Dentro de las verduras, también debemos incluir en nuestra dieta el pepino, rico en antioxidantes y diuréticos. Muy importante el aporte de frutas como la sandía, el melón o el plátano, pues nos brindan potasio y agua, así como la ingesta de pescado al menos dos veces por semana para obtener proteínas y omega-3.

Los alimentos que debemos evitar para no acumular grasa abdominal son la comida basura, los rebozados, los fritos, los refrescos gaseosos, los aperitivos salados y la bollería industrial. También hay que evitar en lo posible los azúcares y controlar el consumo de alcohol, ya que todas sus calorías van directamente al abdomen.

Si hablamos de bebidas, nada mejor que el té verde para quemar grasa abdominal, además de agua, zumo de limón, el té de menta o el zumo de arándanos. Todas ellas son bebidas ideales para obtener un vientre plano. Los alimentos fermentados como los probióticos y prebióticos favorecen la proliferación de la flora intestinal y ayudan a lucir un vientre más plano. Es por eso que debemos tomar alimentos como yogures, cebolla, alcachofas y frutas y verduras variadas.

Ha de existir un adecuado balance y combinación entre los alimentos. El consumo excesivo de uno de ellos puede desplazar o sustituir a otro que contenga un determinado nutriente. Una regla fundamental para obtener un vientre plano es moderar las cantidades consumidas para así mantener un peso adecuado y poder trabajar el físico.

La práctica de ejercicio físico

Realizar entre 30 y 60 minutos de ejercicio físico cada día es la mejor manera de mejorar nuestra salud y calidad de vida. Hay quienes recomiendan más concretamente unos 45 minutos de ejercicio aeróbico al día. Es muy importante ser constantes en los ejercicios para lograr nuestras metas.

Hay una serie de ejercicios básicos y que vienen muy bien para trabajar con vistas a conseguir un vientre plano.

Ejercicios de baja y alta intensidad

La combinación de ejercicios de baja y alta intensidad son ideales para perder peso. Se pueden realizar ejercicios cardiovasculares tres días a la semana para quemar grasas y alternar con varios minutos de ejercicio cardiovascular a baja intensidad. Las sesiones pueden durar unos 30 minutos.

Ejercicios de fuerza

Los ejercicios de fuerza se pueden llevar a cabo tres días a la semana. Este tipo de ejercicios aumentan la masa muscular y mantienen el metabolismo activo después del entrenamiento. Son ideales para aquellas personas que deseen quemar grasa de forma más prolongada.

Ejercicios localizados

Podemos realizar ejercicios de estómago para reafirmar los oblicuos y abdominales inferiores y superiores. También podemos incluir sentadillas, sentadillas con salto, abdominales, curvas laterales, giros del torso, planchas, elevación de rodillas y abdominales inversos. Ejercicios localizados y enfocados para diferentes partes del cuerpo.

Todos estos movimientos anteriores deben ser lentos y pausados. Los especialistas suelen decir que es mejor hacer diez abdominales bien hechos que veinte muy deprisa.

Los abdominales hipopresivos

Cinco minutos al día de abdominales hipopresivos pueden ser suficientes. Este tipo de ejercicio es perfecto para la mujer, pues le ayuda a fortalecer el suelo pélvico. A diferencia de los abdominales tradicionales, los hipopresivos empujan los músculos de la tripa hacia el interior para que luzcan más firmes desde fuera.

Los beneficios de los abdominales hipopresivos se ven muy pronto. Además son ejercicios en los que no hay que forzar, ya que su importancia radica en el fortalecimiento de los músculos internos de nuestro cuerpo.

Trucos para conseguir un vientre plano

Hay pequeños trucos que podemos llevar a cabo para conseguir un vientre plano. En primer lugar, es muy importante masticar despacio, la mejor manera de educar a nuestro estómago a comer solo lo que necesita. Si comemos rápido, el mensaje de saciedad llega más tarde hasta el cerebro. Los expertos aconsejan comer despacio y masticar cada bocado por los menos 15-30 segundos. Así se trituran mejor los trozos de comida y las enzimas de boca comienzan a desdoblar los nutrientes. En este sentido, es conveniente revisar el tamaño de las porciones de comida.

Por último, una dieta alta en carbohidratos que fermentan como pan o pasta ricos en gluten puede provocar un exceso de gas en el aparato digestivo. Lo ideal es comer proteínas y verduras con hidratos de carbono. Una combinación perfecta para aportar a nuestro organismo todos los nutrientes y garantizar una bajada de peso saludable.

Fuente: El Español

¡Muchas Gracias Por Votar!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: El contenido está protegido !!