Beneficios sobre la mente del ejercicio físico

Hacer ejercicio con regularidad es parte importante de un estilo de vida saludable. Las personas que llevan una vida activa tienen menos probabilidad de enfermarse y mayor probabilidad de vivir una vida más duradera. Hacer ejercicio te permite tener un mejor estado físico y además mejora tu salud mental y la sensación general de bienestar.

Es importante que la actividad física forme parte de la vida de los niños, de los adultos y de las personas mayores. El ejercicio no tiene que ser enérgico: puedes encontrar formas para mantenerte activo que se adapten a tu rutina diaria, como por ejemplo, caminar. Si nunca hiciste ejercicio o hace tiempo que no lo haces, es fácil comenzar. La actividad física es esencial para mantener un peso corporal saludable e incluso es beneficiosa durante el embarazo. Sin embargo, asegúrate de tomar medidas para mantenerte libre de lesiones y recuerda que la nutrición y la hidratación también juegan un papel importante. Ingerir los nutrientes correctos proporciona el combustible que necesitas para hacer ejercicio y beber líquidos ayuda a evitar la deshidratación.

Mantenerse físicamente activo puede ayudar a prevenir enfermedades graves. A continuación se describen algunos beneficios de hacer ejercicio para la salud.

  1. BENEFICIOS DEL EJERCICIO PARA LA SALUD DEL CORAZÓN

    El ejercicio puede reducir el riesgo de cardiopatías y accidentes cerebrovasculares. Las personas inactivas corren casi el doble de riesgo de morir de una cardiopatía en comparación con las personas que son activas. Por eso, si no haces nada de ejercicio, realizar un poco más de actividad física (por ejemplo, caminar todos los días) puede ayudar a reducir tu riesgo de padecer estas afecciones.

    Comenzar a hacer ejercicio también puede ayudar a reducir la presión arterial elevada (hipertensión). La presión arterial elevada es común. Si tienes presión arterial elevada, tienes más probabilidades de tener un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco. El ejercicio puede ayudar a prevenir la presión arterial elevada y a reducirla si tu presión ya está demasiado elevada.

    Hacer ejercicio puede ayudar a mejorar el equilibrio de tu colesterol. Existen dos tipos de colesterol: el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (o LDL, por sus siglas en inglés) y el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (o HDL, por sus siglas en inglés). El colesterol LDL a veces recibe el nombre de colesterol ‘malo’, mientras que el colesterol HDL recibe el nombre de colesterol ‘bueno’. Los niveles elevados de LDL y los niveles bajos de HDL aumentan tu riesgo de cardiopatía. Los estudios muestran que hacer ejercicio con regularidad, como por ejemplo, caminar a paso ligero o correr, está asociado con niveles más elevados de colesterol HDL.

  2. BENEFICIOS DEL EJERCICIO PARA TUS HUESOS Y ARTICULACIONES

    Es más probable que padezcas de lumbalgia (dolor en la parte baja de la espalda) si no haces nada de ejercicio. Ocho de cada 10 personas padecen de lumbalgia en algún momento de sus vidas, pero las personas que hacen ejercicio tienen menos probabilidades de padecerla. Si padeces de lumbalgia, el ejercicio puede ayudar a aliviar el dolor.

    Realizar ejercicio moderado ayuda a prevenir lumbalgias y reduce el dolor causado por la osteoartritis.

    Las actividades moderadas realizadas con regularidad, como caminar, nadar y montar bicicleta, pueden ayudar a tratar y reducir el dolor causado por la osteoartritis. Esta es la forma más común de artritis y afecta a alrededor de ocho de cada 10 personas mayores de 50 años. La realización de estas actividades moderadas también puede prevenir y retrasar el progreso de la osteoartritis.

    La actividad física puede aumentar la densidad mineral ósea en los niños y ayudar a mantener la fortaleza ósea en los adolescentes. También retrasa la degeneración ósea en la vida adulta. Esto puede ayudar a prevenir la osteoporosis: cuando tus huesos se vuelven frágiles y más propensos a fracturarse. El ejercicio de alto impacto, como correr o saltar, hace que los huesos soporten peso y aumenta la densidad ósea en las personas más jóvenes. Elige ejercicios de bajo impacto, de soporte de peso, como caminatas lentas o nadar, si ya tienes osteoporosis.

  3. BENEFICIOS DE HACER EJERCICIO EN ENFERMEDADES CRÓNICAS

    Es menos probable que desarrolles ciertos tipos de cáncer si te mantienes físicamente activo. El ejercicio protege contra el cáncer de colon y contra el cáncer de mamas en las mujeres que han llegado a la menopausia. Algunos estudios sugieren que la actividad física puede también ayudar a prevenir el cáncer de pulmón y el cáncer de endometrio.

    Hacer ejercicio protege contra el cáncer de colon y de mama, además de prevenir la diabetes.

    Realizar actividad física puede ayudar a controlar y prevenir la diabetes. Mantenerte activo puede ayudar a reducir tu riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Hacer ejercicio es especialmente importante si corres mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, por ejemplo, si tienes sobrepeso, presión arterial elevada o un familiar cercano con la enfermedad.

    El ejercicio es también bueno si ya tienes diabetes: la actividad física en forma regular puede ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre y prevenir las complicaciones a largo plazo.

  4. BENEFICIOS PSICOLÓGICOS DEL EJERCICIO

    El ejercicio puede ayudar a prevenir y tratar las enfermedades mentales. Algunos estudios sugieren que realizar actividad física con regularidad es tan efectivo para el tratamiento de la depresión como las terapias de conversación o los medicamentos, pero con menos efectos secundarios que los medicamentos. El ejercicio también podría resultar beneficioso si tienes trastornos relacionados con la ansiedad, como fobias, ataques de pánico o estrés.

    El ejercicio regular ayuda a tratar la depresión y la ansiedad; reduce el nivel de estrés y ayuda a dormir mejor.

    Es probable que te sientas más feliz, más satisfecho con la vida y que mejore tu sensación de bienestar si eres físicamente activo. Incorpora el ejercicio regular a tu rutina y seguramente duermas mejor, reduzcas tus niveles de estrés y mejore tu imagen de ti mismo. Es posible que el ejercicio pueda mejorar la función cerebral en niños y en adultos mayores.

  5. HACER EJERCICIO PARA PERDER PESO

    Comenzar a hacer ejercicio puede ayudarte a controlar tu peso. La actividad física quema calorías y, por lo tanto, ayuda a generar un equilibrio saludable de energía. Para mantener un peso saludable, el ejercicio es esencial para todos.

    Es más probable que seas obeso si eres una persona inactiva. Con tan solo realizar actividad física puedes perder peso si tienes sobrepeso u obesidad: cuanta más actividad realices, más peso perderás. Sin embargo, la combinación del ejercicio con una dieta saludable implicará que perderás peso más rápidamente.

  6. BENEFICIOS DEL EJERCICIO PARA LOS NIÑOS

    Puesto que en la actualidad uno de cada tres niños entra en la categoría de niños con sobrepeso u obesidad al llegar a los 11 años de edad, resulta más importante que nunca que los niños sean activos.

    Uno de cada tres niños tiene sobrepeso u obesidad al llegar a los 11 años.

    La actividad física en la niñez tiene muchos beneficios incluyendo el crecimiento y desarrollo saludable. Ayuda a los niños a mantener un peso saludable y les brinda una oportunidad de interactuar con otras personas y hacer amigos. Las actividades que hacen que los huesos de los niños soporten peso, incluyendo saltar y brincar, pueden ayudar a protegerlos contra la osteoporosis más adelante y a desarrollar huesos fuertes y sanos. La actividad física puede aumentar la autoestima y es posible que reduzca el estrés, la ansiedad y la depresión en los adolescentes.

Fuente: Bupa Salud

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido está protegido !!