Qué no comer para bajar de peso rápido

Cuando nuestro objetivo es adelgazar lo primero que solemos hacer es comer más sano, sin embargo eso no es suficiente sino que también debemos reducir la ingesta de alimentos insanos en nuestra dieta. Por eso, si lo que buscas es bajar de peso, te mostramos 19 productos que debes eliminar de tu dieta.

Azúcar de mesa

El azúcar de mesa no es un alimento necesario, pues no aporta ningún nutriente beneficioso para el funcionamiento del organismo, sino sólo hidratos simples y calorías de fácil asimilación.

Es un ingrediente perfectamente reemplazable por alimentos que endulzan naturalmente como puede ser la stevia u otros como frutas frescas y deshidratadas (dátiles por ejemplo), entre otros. También podemos acudir a edulcorantes artificiales si lo deseamos, aunque lo más recomendable es reducir el umbral de dulzor y adaptar nuestro paladar a una dieta sin azúcar o muy reducida en esta.

Patatas fritas

Son crujientes, sabrosas, poseen grasas y sodio, no sacian y tienen un efecto en nuestro cuerpo similar a las drogas razón por la cual no podemos comer jamás una sola patata frita. Pero además, poseen acrilamida en muchos casos, una sustancia tóxica para el organismo que perjudica la salud.

Dado que no poseen fibra ni proteínas, no aportan buenas vitaminas ni minerales, podríamos decir que las patatas fritas son un concentrado de calorías vacías o de mala calidad que por supuesto, recomendamos reducir al momento de buscar un descenso de peso.

En su reemplazo podemos elaborar aperitivos o snacks caseros como bastones de frutas y verduras frescas, garbanzos especiados y tostados, frutos secos o semillas tostadas al horno.

Rebozados y empanados comerciales

Son una alternativa fácil al momento de resolver comidas, y podríamos pensar que si los elaboramos al horno constituyen una opción saludable. Sin embargo, como sucede con los nuggets de pollo que poco tienen de pollo, su calidad deja mucho que desear.

Son rebozados con harinas refinadas, precocidos con mucho aceite y lo peor, no sabemos qué hay en su interior con exactitud ya que se mezclan restos de carne con otros ingredientes como almidones, saborizadores y demás que forman un nugget sabroso pero poco nutritivo.

En su reemplazo, recomendamos elaborar empanados en casa con ingredientes de calidad y mucho más sanos por supuesto, dejando a un lado estos ultraprocesados y otros productos y empleando en su reemplazo alimentos frescos para su preparación como por ejemplo, calabaza empanada o aguacate rebozado.

Helados comerciales

La mayor parte de los helados comerciales poseen elevada cantidad de grasas y azúcares añadidos en su composición, combinación que los convierte en una preparación que no sacia sino que por el contrario puede incentivarnos a comer más y más.

Buenas alternativas a los helados comerciales son los sorbetes que sólo son azúcar y agua, o mejor aun, helados caseros sin azúcares añadidos como por ejemplo, helado de plátano, de piña y coco, de cereza y coco u otras alternativas más.

Cereales de desayuno comerciales

Son ultraprocesados cargados de azúcar y que también, pueden contener grandes cantidades de sal así como de grasas trans o aceite de palma.

No sacian ni aportan valiosos nutrientes que justifiquen su consumo, de hecho, muchos son derivados de harinas refinadas, por lo tanto, su consumo debería limitarse al máximo y reemplazarse por cereales integrales y naturales, no procesados, tales como avena, quinoa, amaranto, arroz, trigo integral y derivados, salvados y demás.

Fiambres y embutidos

Pertenecen al grupo de las carnes procesadas y por ello, poseen más grasas, sal, e incluso azúcares que las carnes frescas o magras. Además, pueden contener sustancias que perjudican la salud y se han asociado a mayor riesgo de cáncer.

Entre los fiambres y embutidos encontramos algunos peor que otros como son por ejemplo las opciones más grasas y de dudosa procedencia como las salchichas, chorizos y similares, pero todos deberían reducirse en el marco de una dieta saludable que pretende ayudarnos a adelgazar.

Por supuesto, su reemplazo más recomendable son las carnes frescas y de bajo contenido graso como ternera magra, pechuga de pollo o pavo, conejo, y pescados de todo tipo.

Refrescos

Siempre decimos que la mejor bebida es el agua y más aun si buscamos bajar de peso, ya que los refrescos poseen gran cantidad de azúcar y aportan calorías vacías a la dieta, siendo entre los españoles, una de las principales fuentes de azúcar libre.

Como si fuera poco, poseen sustancias con efecto adictivo en nuestro organismo tales como la cafeína y derivados. Por ello, nada mejor que reemplazar tanto refrescos azucarados como sin azúcar por agua, agua saborizada naturalmente en casa o similares, pero alejarnos de las bebidas industriales.

Chucherías

Son otra de las tantas fuentes de azúcares añadidos industrialmente, no sacian ni aportan buenos nutrientes por lo tanto, también son calorías vacías que deberíamos reducir en nuestra dieta.

Dentro de este grupo encontramos caramelos, gominolas, paletas, chicles, y demás que fácilmente podemos reemplazar por almendras, nueces u otros frutos secos que sí sacian o bien, por frutos rojos maduros fuente de azúcares naturales o dátiles.

Hamburguesas congeladas

Son carnes procesadas también que pueden esconder mucha grasa, sal e incluso azúcares y harinas refinadas en proporciones elevadas.

Además, pueden ser poco saciantes si su contenido en proteínas es reducido en comparación con su aporte de grasas y sodio que lejos de calmar el apetito nos anima a seguir comiendo.

Aunque son opciones que facilitan la resolución de una comida, mucho mejor alternativa son las carnes frescas como un filete de ternera que se realiza en cuestión de minutos y es alimento no producto. También podemos elaborar hamburguesas caseras de pollo o vegetarianas si deseamos sumar verduras o legumbres a la dieta.

Pizza

Ya sea congelada o comprada y lista para consumir, la pizza es una preparación que tradicionalmente se elabora con harinas refinadas y variedad de productos grasos como quesos curados y semicurados, fiambres, embutidos, salsas y demás.

Si queremos saciarnos y lograr platos con buenos nutrientes al mismo tiempo, podemos elaborar nuestras propias pizzas con cereales integrales, vegetales, legumbres u otros ingredientes de calidad, frescos y no procesados. Así, podemos lograr pizza de brócoli, de berenjena, de bonito y anchoa o muchas otras opciones más.

Snacks fritos y salados

Siempre consideramos que los snacks salados que podemos encontrar en el supermercado son mejor alternativa que los ejemplares dulces. Sin embargo, muchos de ellos esconden grasas de mala calidad y sal en exceso debido aque resultan fritos y salados.

También son fuente de harinas refinadas y pueden esconder azúcar en su composición, por lo que tienen un componente adictivo que nos incentiva a comer más y más. Lo mejor es evitar los snacks comerciales y en su reemplazo elaborar tentempiés caseros súper fáciles o bien, chips de frutas y verduras que resultan crujientes y muy sabrosos.

Miel o jarabes

La miel es un azúcar natural, pero azúcar libre al fin y por eso al igual que el azúcar deberíamos reducir su consumo si buscamos bajar de peso.

De manera similar sucede con los jarabes de todo tipo (vegetales o no), ya que constituyen alimentos que se absorben rápidamente, no sacian y no aportan considerables nutrientes buenos más allá del azúcar o hidratos simples que poseen.

Al igual que el azúcar de mesa podemos reemplazar los mismos por stevia o edulcorantes artificiales sin calorías, o si buscamos un sustituto para preparaciones podemos usar purés de frutas u hortalizas con alto grado de fructosa (remolacha, calabaza o zanahoria por ejemplo), dátiles, plátano entre otros.

Aderezos y salsas comerciales

Son ultraprocesados de baja calidad nutricional y pueden esconder mucho azúcar en su interior así como grasas y sodio, por lo tanto, no son ingredientes aptos en una dieta para perder peso.

Más allá de las calorías lo importante es mirar el origen de las mismas, pues en este caso podemos acceder a opciones ligeras pero con gran cantidad de azúcar y sodio que no favorecen el cuidado de la salud ni tampoco el adelgazamiento.

Además, fácilmente podemos reemplazar salsas y aderezos comerciales por opciones caseras más sanas tales como salsa de aguacate y yogur, de zanahoria, de verduras para pasta, u otras.

Fuente: Vitonica

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido está protegido !!