Alergias alimentarias y sus tratamientos

No existe una prueba perfecta para confirmar o descartar una alergia alimentaria. Tu médico considerará varios factores antes de hacer un diagnóstico. Algunos de estos factores son los siguientes:

  • Tus síntomas. Cuéntale al médico los antecedentes detallados de tus síntomas (qué alimentos y qué cantidad de ellos parecen causarte problemas).
  • Tus antecedentes familiares de alergias. También proporciona información sobre los miembros de tu familia que tengan alergias de cualquier tipo.
  • Una exploración física. Un examen minucioso puede ayudar a identificar o descartar otros problemas médicos.
  • Una prueba cutánea. Una prueba cutánea con punción puede determinar tu reacción a un alimento en particular. En esta prueba, se coloca en la piel del antebrazo o la espalda una pequeña cantidad del alimento que se sospecha. Luego, un médico u otro profesional de salud pinchan la piel con una aguja para que pase una pequeña cantidad de la sustancia debajo de la superficie de la piel.

    Si eres alérgico a la sustancia que se está probando, te aparecerá un pequeño bulto o una reacción. Debes tener en cuenta que una reacción positiva a esta prueba no es suficiente para confirmar una alergia alimentaria.

  • Análisis de sangre. Un análisis de sangre puede medir la respuesta del sistema inmunitario a ciertos alimentos, ya que mide los niveles de un anticuerpo relacionado con las alergias conocido como «inmunoglobulina E» (IgE).

    Para realizar este análisis, se toma una muestra de sangre en el consultorio del médico y se la envía a un laboratorio médico, donde pueden analizarse distintos alimentos.

  • Dieta de eliminación.Es posible que te pidan que elimines durante una o dos semanas los alimentos sospechados y que luego los reincorpores a la dieta de a uno por vez. Este proceso ayuda a vincular los síntomas con alimentos específicos. No obstante, las dietas de eliminación no son un método infalible.

    No se puede determinar con una dieta de eliminación si la reacción a ciertos alimentos es verdaderamente una alergia o una sensibilidad a esos alimentos. Además, si tuviste una reacción grave a algún alimento en el pasado, tal vez la dieta de eliminación no sea segura.

  • Prueba de provocación oral con alimentos. Durante esta prueba, que se realiza en el consultorio del médico, te darán pequeñas cantidades del alimento que se sospecha que te provoca los síntomas y se irán aumentando. Si no tienes una reacción durante esta prueba, es posible que puedas incorporar el alimento a tu dieta nuevamente.

Tratamiento

La única forma de evitar una reacción alérgica es no comer los alimentos que pueden causar signos y síntomas. Sin embargo, a pesar de que hagas tu mayor esfuerzo, puedes tener contacto con un alimento que causa una reacción.

En caso de una reacción alérgica menor, los antihistamínicos de venta libre o recetados pueden ayudar a reducir los síntomas. Estos medicamentos pueden tomarse después de la exposición a un alimento que causa alergia para ayudarte a aliviar la picazón o la urticaria. Sin embargo, los antihistamínicos no pueden tratar una reacción alérgica grave.

En caso de una reacción alérgica grave, es posible que tengas que acudir a la sala de urgencias para que te apliquen una inyección de epinefrina de urgencia. Muchas personas alérgicas llevan consigo un autoinyector de epinefrina (Adrenaclick, EpiPen). Este dispositivo es una combinación de una jeringa y una aguja oculta que inyecta una sola dosis del medicamento cuando se lo presiona contra el muslo.

Si el médico te recetó un autoinyector de epinefrina, haz lo siguiente:

  • Asegúrate de saber cómo usar el autoinyector. Asimismo, asegúrate de que las personas más cercanas a ti sepan cómo administrar el medicamento —si están contigo durante una urgencia anafiláctica, podrían salvarte la vida—.
  • Llévalo contigo en todo momento. Quizá sea una buena idea tener un autoinyector adicional en el auto o en el escritorio en tu trabajo.
  • Siempre asegúrate de reemplazar la epinefrina antes de que llegue a su fecha de vencimiento o podría no funcionar correctamente.

Tratamientos experimentales

Aunque hay investigaciones en curso para encontrar mejores tratamientos para reducir los síntomas de la alergia alimentaria y prevenir los ataques de alergia, no hay ningún tratamiento comprobado que pueda prevenir o aliviar completamente los síntomas.

Los tratamientos que se están estudiando son:

  • Inmunoterapia oral. Los investigadores han estado estudiando el uso de la inmunoterapia oral como tratamiento para la alergia alimentaria. Se ingieren pequeñas dosis de los alimentos a los que eres alérgico, o se colocan debajo de la lengua (sublingual). La dosis de los alimentos que provocan alergias aumenta gradualmente.

    Los resultados parecen prometedores, incluso en personas con alergias al cacahuate (maní), al huevo y a la leche.

  • Exposición temprana. En el pasado, generalmente se ha recomendado que los niños eviten los alimentos alergénicos para reducir la probabilidad de sufrir alergias. Pero en un estudio reciente, se seleccionó a bebés de alto riesgo —como aquellos con dermatitis atópica o alergia al huevo, o ambos— para que ingirieran o evitaran los productos de cacahuete desde los 4 a 11 meses hasta los 5 años de edad.

    Los investigadores encontraron que los niños de alto riesgo que consumían regularmente proteína de maní, como mantequilla de maní o bocadillos con sabor a maní, tenían entre 70 % y 86 % menos probabilidades de desarrollar una alergia al maní.

Fuente: Mayoclinic

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!